Inicio

Uber y fabricantes aeronáuticos probarán taxis voladores en 2020

El servicio de taxi privado dice que testará vehículos voladores en 2020 en Dubái y en el área de Dallas-Fort Worth.

Leslie Hook, Financial Times - 25 de abril de 2017

Uber ha puesto su mirada en el cielo con planes para crear una empresa conjunta de taxis voladores después de que una serie de problemas de gestión le obligaron a poner los pies en la tierra.

El servicio de taxi privado dice que testará vehículos voladores en 2020 en Dubái y en el área de Dallas-Fort Worth. Está formando asociaciones con compañías fabricantes de aviones, incluyendo Embraer, para hacer realidad su visión.

"La aviación urbana es el siguiente paso natural para Uber", dijo Jeff Holden, el director de producto de la compañía. "Estamos trabajando para hacer realidad el ‘presionar un botón, y abordar un vuelo’".

La inauguración del programa de Uber en Dallas el martes representa una distracción bienvenida para la compañía de transporte de US$62.5 mil millones, donde los problemas de gestión han provocado la salida de varios altos ejecutivos.

a_uberflying.jpg

Travis Kalanick, el director ejecutivo, se ha comprometido a cambiar su estilo de liderazgo y llevar un director de operaciones a la compañía tras los contratiempos, incluyendo una demanda sobre la tecnología de autoconducción y denuncias de acoso sexual.

A diferencia de su propia iniciativa del coche sin conductor, donde Uber ha invertido cientos de millones de dólares para desarrollar tecnología propia, Uber colaborará estrechamente con sus socios para desarrollar coches voladores.

La aeronave, conocida como vehículo de despegue y aterrizaje vertical, será completamente eléctrica y no requerirá de una pista de aterrizaje. A diferencia de un helicóptero, estos vehículos tendrán varios pequeños rotores y alas fijas, lo cual hace que sean más silenciosos y eficientes.

El servicio de Uber tendrá que enfrentarse a la competencia de los servicios de taxi en helicóptero ya existentes como Blade, una compañía de aviación basada en una aplicación, que son más caros de lo que la nueva empresa está planeando, pero que tienen el beneficio de una trayectoria ya establecida.

Aunque pilotos humanos inicialmente volarán los vehículos que Uber contempla, el Sr. Holden dijo que las aeronaves llegarán a ser autónomas, lo que ayudará a reducir el costo para que esté a la par de un viaje en UberX.

Entre los socios de Uber se encuentran la brasileña Embraer, el tercer fabricante de aviones comerciales más grande del mundo; Aurora Flight Sciences, fabricante de drones con sede en Virginia; y Pipistrel, una compañía eslovena de aeronaves ligeras.

Otros colaboradores incluyen Mooney, fabricante de aeronaves ligeras con sede en Texas, y Bell Helicopter, que fabrica aviones militares incluyendo el Osprey VTOL.

Uber aludió por primera vez a sus ambiciones relacionadas con el coche volador en octubre, en la documentación técnica que describía Uber Elevate, un sistema de vehículos alimentados por baterías, con un alcance de hasta 100 millas y que pueden transportar a varios pasajeros.

En febrero, Uber contrató a Mark Moore, un veterano de la NASA, para dirigir el programa. Aunque se ha enfrentado a menudo con los reguladores sobre sus programas terrestres, la compañía parece haber recibido la aprobación para las pruebas iniciales en Dubái y Dallas-Fort Worth.

Uber dijo que su papel sería actuar como "adhesivo" en la empresa y suministrar los pasajeros para una red de taxis voladores.

La Red Vial y de Transporte de Dubái está financiando un estudio sobre la demanda de coches voladores en la región, y la demostración de Uber en el lugar será programada para que coincida con la Expo Mundial de 2020.

Los coches voladores han sido un sueño de Silicon Valley durante décadas y durante el año hasta la fecha se ha producido una oleada de nuevas inversiones. Entre los competidores figuran Kitty Hawk, respaldada por Larry Page, cofundador de Google, la cual que reveló su prototipo de un vehículo volador personal esta semana.

El Sr. Holden dijo que creía que los vehículos voladores serían más baratos que el costo de la propiedad de un coche a largo plazo. "Sabemos que esto va a suceder", dijo. "Sólo queremos darle inicio lo antes posible".

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved