Inicio

Grandes empresarios estadounidenses temen el impacto de las restricciones a la inmigración

Los oradores en la conferencia Milken también le dieron una cálida bienvenida a las políticas fiscales y de desregulación de Trump

Hannah Kuchler y Lindsay Fortado, Financial Times - 3 de mayo de 2017

Líderes empresariales estadounidenses han advertido de los daños que las reglas más estrictas de inmigración podrían hacerle a la economía, mientras que a la vez acogieron con agrado las medidas tomadas por el presidente Trump en favor de la desregulación y los recortes tributarios.

En la conferencia anual Milken de financieros, políticos y líderes empresariales en Los Ángeles, Ken Griffin, director ejecutivo del fondo de cobertura Citadel, dijo que estaba "aterrorizado" ante la perspectiva de que la nueva administración restringiera la inmigración de personas altamente calificadas.

"Nuestro país entero está construido sobre la ética y las ideas de los inmigrantes", dijo, agregando que muchos socios principales en Citadel no nacieron en EEUU. "Lo que hace de EEUU un gran país es que buscamos a personas innovadoras de todo el mundo".

a_lideresempresariales.jpg
Ken Griffin, del fondo de inversiones Citadel, dijo que estaba aterrorizado ante la supuesta restriccion de migrantes con alta formacion © Reuters

John Chambers, presidente ejecutivo de Cisco, el fabricante de equipamiento de redes, dijo que era una "locura" que los estudiantes graduados no recibieran una tarjeta verde junto con su diploma. "Debemos encontrar una manera de lograr eso", dijo.

Devin Wenig, director ejecutivo de Ebay, dijo que hay sectores de la economía donde las compañías tecnológicas no podían encontrar personas con las aptitudes adecuadas en estos momentos.

"¿Por qué no tenemos clases obligatorias de informática para cada estudiante de preescolar hasta bachillerato en EEUU?", preguntó el Sr. Wenig.

"John [Chambers] y yo no nos despertamos cada mañana y decimos, 'Queremos contratar a un trabajador extranjero'”, añadió. “Nos despertamos en la mañana y decimos, 'Necesitamos a alguien que pueda programar una aplicación móvil. Necesitamos a alguien que tenga habilidades avanzadas de datos'. Y buscamos a esas personas donde quiera que podamos encontrarlas".

Las preocupaciones se derivan de la crítica del presidente Trump al programa de visa H1-B, que les permite a los empleadores contratar inmigrantes talentosos. Pero al margen de la conferencia Milken, varios ejecutivos de gestión de activos le dijeron al FT que, aunque se oponen a cualquier nueva restricción a la inmigración, siguen considerando hipotéticas las posibles reglas.

Las advertencias sobre la inmigración fueron la excepción en la reunión, donde hubo una cálida recepción por parte de los líderes de negocios hacia las propuestas de la administración más favorables a los negocios.

Varios miembros del gabinete incluyendo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, Wilbur Ross, secretario de comercio, y Elaine Chao, secretaria de transporte, hablaron en la exclusiva conferencia acerca de la desregulación en la industria financiera, los recortes tributarios para las empresas y la inversión en infraestructura.

El Sr. Mnuchin dijo que la inmigración era un asunto "complicado", pero que la administración no estaba rechazando la inmigración legal totalmente. "La cuestión fundamental es que, si tenemos leyes en el país, tenemos que aplicar las leyes y si a la gente no le gustan las leyes, debemos cambiarlas", dijo.

Jamie Dimon, director ejecutivo de JPMorgan, fue uno de los muchos líderes empresariales que alabó los nuevos planes de la administración, diciendo que el programa era "totalmente acertado", y que el Sr. Trump los escuchaba. "Se ha demostrado que las tasas de impuestos corporativos mejoran el crecimiento y aumentan los salarios", dijo. "No me importa si le cambian la mayor tasa tributaria a alguien como yo, eso no me interesa en absoluto".

Pero el Sr. Dimon dijo que existía una "indignación legítima" en el país de la que todos los dirigentes tenían que hacerse responsables debido a la "estupidez" en las políticas públicas que ha provocado "algunos problemas graves, el estancamiento del crecimiento, y el estancamiento de los ingresos de la clase media". "Estamos abandonando a mucha gente", dijo, lo cual "crea mezquindad en cuanto a la inmigración".

Y añadió: "Colectivamente, como líderes, nosotros tenemos la culpa".

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved