Inicio

Fabricante chino de automóviles quiere vender su modelo Trumpchi en los EE.UU. de Trump

La marca china está preparada para entrar en el mercado automovilístico más competitivo y difícil del mundo

Charles Clover Y Sherry Fei Ju, Financial Times

Varios fabricantes chinos han intentado sin éxito entrar en el atractivo mercado estadounidense, pero “Trumpchi” posiblemente sea la marca china que puede lograrlo.

El primer Trumpchi, fabricado por Guangzhou Automobile Group Company (GAC), salió de la fábrica basada en Guangzhou en 2010, mucho antes de que su “homónimo” se postulara para la presidencia de EEUU.

Trumpchi, la sexta marca de mayor venta en China, está preparada para entrar en el mercado automovilístico más competitivo y difícil del mundo. En la exhibición de automóviles en Detroit este enero, Trumpchi se convirtió en la primera marca china en presentarse en el piso principal del evento, y Yu Jun, el director general, dijo que el fabricante de automóviles estaba pronosticando sus primeras ventas estadounidenses en 2019.

a_trumpchi.jpg
© Getty

“EEUU es el segundo mercado automovilístico más grande después de China”, dijo el Sr. Yu. “Si queremos convertirnos en una marca líder a nivel mundial, tenemos que entrar en el mercado estadounidense”.

Hasta el momento, el Trumpchi se ha exportado a algunos países en desarrollo bajo la marca GAC, pero la compañía no está segura si su nombre va a ayudar o dañar su desempeño en EEUU.

El coche se llama Chuanqi (Legendario) en chino, y GAC dijo que su nombre en inglés no tiene nada que ver con la estrella de telerrealidad convertido en presidente. Es una combinación de las palabras en inglés “trump” (que significa superar) y la primera sílaba de “cheerful” (que significa alegre).

“Estábamos debatiendo si deberíamos usar este nombre en los modelos para exportación a EEUU aún antes de que el Sr. Trump fuera elegido”, dijo el Sr. Yu, “y ahora tendremos que decidir si es una buena idea usar el nombre”.

El reto principal de entrar en el mercado estadounidense es el alto costo de las pruebas y cumplir con los estándares más altos de seguridad y emisiones en el mundo, dijo Robin Zhu, analista del mercado automovilístico en Asia de Bernstein en Hong Kong. “EEUU tiene reglas infinitamente más estrictas que China”, aseveró.

Las fábricas chinas ya exportan los Buick y Volvo hechos en China a EEUU. Un puñado de fabricantes domésticos como Geely y Chery no han podido entrar en el mercado. Geely se presentó en la exhibición de automóviles de Detroit en 2006, donde fracasó su coche “China Dragon”; Chery tuvo un intento fallido en 2005.

Los coches Trumpchi tienen mayor espacio de lo normal para pasajeros en China, lo cual según el Sr. Yu es una ventaja en EEUU.

“Los consumidores chinos y estadounidenses prefieren los coches grandes y lujosos, entre más grandes y más lujosos mejor”, dijo, añadiendo que la compañía no había decidido qué modelo iban a exportar y qué tipo de modificaciones se requerirían.

Xing Lei, editor de la revista China Automotive Review, dijo que la meta de 2019 era optimista, pero él pensaba que las marcas domésticas chinas eventualmente se exportarían a EEUU. “La calidad ha mejorado inmensamente en la última década, así que actualmente hay poca diferencia con respecto a la calidad entre las marcas domésticas y las del extranjero”, aseveró.

Sin embargo, éste tal vez no sea el mejor momento para intentar de nuevo, dada la retórica actual de Washington. El presidente Donald Trump ha dicho que quiere incrementar los aranceles sobre los bienes chinos, describiendo a China como “el mayor abusador económico de EEUU”, en agosto.

A los coches importados se les aplica un arancel de 2.5 por ciento, pero se podría incrementar. Una manera de evitar las barreras comerciales sería construir una fábrica en EEUU, y según el Sr. Yu, el fabricante está dispuesto a tomar ese paso y actualmente está buscando posibles locales comerciales.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved