Inicio

EE.UU. acusa a vicepresidente venezolano de ser narcotraficante

Tesoro de EE.UU. congela millones de dólares de los activos estadounidenses de Tareck El Aissami

David J Lynch, Demetri Sevastopulo y Andres Schipani, Financial Times

La administración de Donald Trump ha congelado millones de dólares de los activos de Tareck El Aissami, el vicepresidente de Venezuela, acusando al poderoso consejero de Nicolás Maduro de ser un narcotraficante internacional.

El departamento del Tesoro de EEUU alegó que el Sr. El Aissami era un líder narcotraficante quien estaba “desempeñando un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos”. Funcionarios en Washington dijeron que ex gobernador del estado de Aragua había facilitado el transporte de múltiples cargamentos de narcóticos desde Venezuela a EEUU y México.

La movida sucedió un mes después de que el Sr. Maduro, el asediado presidente de Venezuela, nominara al Sr. El Aissami como su vicepresidente y posible sucesor. El Sr. El Aissami ha negado que tiene vínculos criminales.

El Tesoro también tomó pasos para bloquear la red de 13 compañías relacionadas con Samark López Bello, un empresario que, según el departamento, es el “testaferro principal” del Sr. El Aissami, que tiene operaciones en EEUU, el Reino Unido Venezuela, Panamá y las Islas Vírgenes Británicas.

a_nicolasmaduro.jpg
El presidente Nicolas Maduro (izquierda) saluda al vicepresidente Tareck El Aissami © Reuters

Los bienes inmuebles congelados del Sr. El Aissami sólo en Miami “suman decenas de millones de dólares”, afirmó un funcionario estadounidense.

EEUU alegó que el Sr. El Aissami había organizado el transporte de cargamentos de narcóticos a clientes en el extranjero y había recibido pagos por salvaguardar los cargamentos de otros narcotraficantes, incluyendo a Walid Makled García y Hermágoras González Polanco de Venezuela y Daniel Barrera Barrera de Colombia. Además se alegó que había recibido pagos de Los Zetas, el cártel mexicano. Todos han sido previamente designados por EEUU bajo una ley que se aplica a narcotraficantes extranjeros.

Los funcionarios socialistas de Venezuela generalmente niegan las acusaciones de tráfico de drogas, declarando que son parte de una campaña de difamación internacional. “En lo personal, recibo esta infame agresión como un reconocimiento de mi condición de revolucionario antiimperialista. Nosotros seremos victoriosos”, respondió el Sr. El Aissami en Twitter.

Según funcionarios estadounidenses, las sanciones se aplicarán solamente a los individuos y compañías nombrados y no se implementaron para enviar un mensaje al gobierno de izquierda del Sr. Maduro.

Sin embargo, es posible que las sanciones empeoren las tensas relaciones entre EEUU y Venezuela y profundicen las tensiones domésticas. Los críticos del país latinoamericano aseveran que padece de un severo declive económico y una inflación galopante y que se ha convertido en un “narcoestado”.

Henrique Capriles, el líder de la oposición en Venezuela, acogió las sanciones. Él afirmó: “Estos funcionarios son intocables bajo la justicia venezolana. Pero sí procede la justicia internacional”.

Reconociendo la incertidumbre de las relaciones entre EEUU y Venezuela bajo la administración Trump, el Sr. Capriles señaló que el Sr. Maduro ha estado “muy callado” con respecto a su postura sobre Washington. Venezuela envía 700,000 barriles de petróleo al día a EEUU, lo cual lo convierte en el principal cliente “en efectivo” de Venezuela.

El Sr. Maduro y su régimen han tenido una relación discordante con Washington durante muchos años. Pero debido a la postura menos agresiva del Sr. Trump con respecto a Rusia, habían surgido preguntas en Caracas sobre cuán duro sería el presidente estadounidense con Venezuela, dado que ese país también tiene vínculos con Vladimir Putin, el presidente de Rusia.

Los funcionarios estadounidenses se negaron a responder a preguntas sobre si el Sr. Trump había aprobado personalmente la acción.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved