Inicio

Cristina Fernández encuentra terreno fértil en la austeridad argentina

La exlideresa podría complicar las reformas de Macri si gana un puesto en el Senado

Benedict Mander, Financial Times - 10 de agosto de 2017

Los murales que glorifican a Cristina Fernández de Kirchner en Villa Palito, en las afueras de Buenos Aires, se han multiplicado desde que ella dejó el poder hace más de un año y medio.

Éste es el núcleo de la expresidenta argentina, donde los residentes reconocen a la lideresa populista y a su esposo y predecesor, Néstor Kirchner, por volver habitable lo que antes era sólo un grupo de precarias chozas.

"Antes, todo esto era lodo. Era imposible incluso entrar aquí", comentó Héctor Sposato, un maestro en la escuela local, mientras que escogía por donde andar entre pilas de basura putrefacta.

La Sra. Fernández ha ganado un estatus casi mítico entre muchos de los 2 millones de habitantes del caótico municipio de La Matanza, donde se encuentra Villa Palito. El fervor de sus seguidores rivaliza con la devoción a la popular heroína argentina "Evita" Perón, cuyo ‘santo’ rostro también sonríe desde los proliferantes murales.

Screen Shot 2017-08-10 at 9.31.32 AM.png
© Alamy

"El apoyo de Cristina es un asunto emocional, no hay nada racional al respecto", declaró el Sr. Sposato. Los locales, añadió, se preocupan poco por los múltiples cargos de corrupción que enfrenta la Sra. Fernández, sospechando que son el resultado de motivaciones políticas.

El entusiasta respaldo que sigue disfrutando la Sra. Fernández en los barrios pobres de Buenos Aires inquieta al presidente Mauricio Macri antes de las elecciones legislativas de mitad de mandato en octubre. Se anticipa que las elecciones primarias del domingo proporcionen una fiable indicación de la votación final, con algunas encuestas mostrando a la Sra. Fernández cómodamente encabezando la carrera senatorial en la importante provincia de Buenos Aires, la cual contiene casi el 40 por ciento del electorado.

Aunque las autoridades confían en que la coalición gobernante, "Cambiemos", ganará una mayoría nacional y reforzará su representación en el Congreso, una victoria de la expresidenta en la provincia de Buenos Aires pudiera consolidar su posición como lideresa de hecho de la oposición peronista. Eso fomentaría los temores de un retorno del populismo, potencialmente desalentando la inversión extranjera con la que el Sr. Macri está contando para reactivar la economía y poniendo en peligro sus reformas promercado.

La Sra. Fernández ya se está aprovechando de la lenta y desigual recuperación económica. A medida que Argentina lucha por dejar atrás cinco años de estancamiento económico, los habitantes más indigentes de La Matanza han sido duramente afectados por recortes en los subsidios y por los recientes cierres de numerosas pequeñas empresas en los sectores no competitivos del textil y de la zapatería.

"Aquí siempre hemos vivido en crisis", dijo Celeste Grandi, quien dirige una pequeña cooperativa en La Matanza. Techo, una organización sin fines de lucro que construye casas para los pobres, estima que solamente La Matanza contiene 115 barriadas, la mayoría de las cuales tienen por lo menos 30 años de antigüedad, establecidas mucho antes de la era de los Kirchner.

La Sra. Grandi recuerda los duros años previos a la crisis económica de Argentina en 2001, pero comentó que la presión había sido aliviada por los subsidios y por la ayuda financiera en efectivo durante los años de los Kirchner entre 2003 y 2015.

"No es que la vida antes fuera fabulosa, pero con Macri no podemos comprar nada. Parece un chiste de mal gusto cuando nos dicen que la economía está mejorando", agregó la Sra. Grandi.

Rodrigo Zarazaga, un sacerdote jesuita que ha estudiado los barrios pobres de Buenos Aires durante años, no titubea cuando se le pregunta por qué la Sra. Fernández sigue siendo tan popular en la zona. "En un par de palabras: transferencias de efectivo", él contestó, listando un masivo aumento en los pagos de pensiones, en las ayudas financieras mensuales para familias con niños, y en los subsidios de electricidad y de transporte.

"La gente recuerda que con Cristina compraron un automóvil, una nevera o un televisor de pantalla plana. Sí, los últimos años de su presidencia fueron más difíciles, pero hubo muchos años antes de eso que fueron buenos", agregó el sacerdote.

Pero aunque la mayoría parece culpar al Sr. Macri por sus dificultades económicas — a pesar de que él heredó un país al borde de una crisis de balanza de pagos —, muchos en La Matanza son igualmente críticos de los Kirchner.

Sandra Oviedo, exconcejala de La Matanza por el partido izquierdista Libres del Sur, menosprecia a Villa Palito como el único proyecto de obras públicas exitoso que los Kirchner pueden atribuirse. Otros proyectos de viviendas mucho más grandes en los alrededores fueron abandonados a medio terminar y fueron saqueados posteriormente por sus posibles propietarios para obtener cualquier accesorio que pudieran utilizar.

Se inauguraron hospitales con gran fanfarria pero, hasta el día de hoy, se encuentran vacíos, sin haber sido dotados de equipo o de personal. En el Hospital Néstor Kirchner, el cual ocupa una posición dominante en una de las principales arterias de La Matanza, se llevaron a cabo ceremonias de inauguración en dos ocasiones. Hoy, un solitario carro de policía está estacionado afuera para evitar robos y vandalismo.

Daniel Riso, un individuo desempleado miembro del movimiento social Barrios de Pie, no volverá a votar por la Sra. Fernández. "Los Kirchner crearon la ilusión de que teníamos algo. Pero, al final, resultó que no era así".

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved