Inicio

Salarios en China ya superan los de Brasil, Argentina y México

Las tarifas por hora se acercan a los niveles de remuneración en países occidentales rezagados como Grecia y Portugal

Steve Johnson, Financial Times

Los salarios promedio en el sector manufacturero de China se han disparado por encima de los de países como Brasil y México y están acercándose rápidamente a los de Grecia y Portugal, después de una década de crecimiento vertiginoso durante la cual los paquetes de remuneración chinos se han triplicado.

En general en la fuerza laboral de China, los ingresos por hora superan ya los de cada gran país latinoamericano excepto Chile, y están cercanos al 70 por ciento del nivel de los países más débiles de la eurozona, según datos de Euromonitor International, un grupo de investigación.

Las cifras indican el progreso logrado por China en la mejora del nivel de vida de sus 1,400 millones de habitantes, y algunos analistas argumentan que el incremento de la productividad podría llevar los salarios manufactureros incluso más allá de los que tradicionalmente se consideran países de medianos ingresos. Pero el rápido aumento de los salarios promedio de China también podría contribuir a la pérdida de empleos ante otros países dispuestos a ofrecer precios inferiores.

a_china.jpg

Los datos también ponen de manifiesto los problemas que enfrentan los países de América Latina, donde los salarios se han estancado y, a veces, han disminuido en términos reales, y en Grecia, donde el promedio de salario por hora se ha reducido a más de la mitad desde 2009, según Euromonitor.

El salario promedio por hora en el sector manufacturero de China se triplicó entre 2005 y 2016 hasta US$3.60, según Euromonitor, mientras que durante el mismo periodo los salarios del sector manufacturero se redujeron de US$2.90 la hora a US$2.70 en Brasil, de US$2.20 a US$2.10 en México, y de US$4.30 a US$3.60 en Sudáfrica.

Los salarios en China también superaron los de Argentina, Colombia y Tailandia durante el mismo tiempo, pues el país se integró más estrechamente en la economía mundial después de su ingreso en 2001 en la Organización Mundial del Comercio.

Euromonitor compiló sus datos a partir de información proporcionada por la Organización Internacional del Trabajo, por organismos nacionales de estadística y por Eurostat, y posteriormente los convirtió a términos de dólar y los ajustó según la inflación. Pero los datos no toman en cuenta los diferentes costos de la vida.

El aumento de los ingresos en el sector manufacturero chino contrasta con la disminución de los ingresos en otros países, como Argentina y Brasil. Incluso en India, que ha experimentado un rápido crecimiento económico, los salarios del sector manufacturero han permanecido sin cambios desde 2007 a sólo US$0.70 por hora.

Los salarios del sector manufacturero en Portugal disminuyeron de US$6.30 por hora a US$4.50 el año pasado, poniendo los niveles salariales por debajo de los registrados en algunas partes de Europa del este, y dejándolos sólo un 25 por ciento superiores a los de China.

Los trabajadores de la industria manufacturera en China se encuentran entre los mejores pagados en un país donde la distribución salarial es cada vez más desigual. Pero los niveles de ingreso están aumentando en toda la economía en general, y el salario promedio chino para todos los sectores aumentó de US$1.50 en 2005 a US$3.30 el año pasado. Ese nivel es más alto que los salarios promedio de Brasil, México, Colombia, Tailandia y Filipinas.

Oru Mohiuddin, analista estrategia de Euromonitor, observó que los niveles de productividad de los trabajadores chinos han aumentado incluso más rápido que sus sueldos. "Los fabricantes aún se benefician en China", dijo.

Es probable que el tamaño del mercado interno de China ayude a los trabajadores del sector manufacturo del país, a pesar del aumento de los costos de mano de obra. "A través de una variedad de sectores China representará el 20 por ciento del mercado en 2020, similar a América del Norte y Europa occidental", dijo la Sra. Mohiuddin.

Añadió que puesto que esa cuota de mercado estaba muy por delante de la del 4.8 por ciento de India y la de 3.3 por ciento de Brasil, "tiene sentido que los fabricantes tengan sedes en China".

Pero Charles Robertson, economista en jefe global de Renaissance Capital, señaló que el envejecimiento de la población china, y la esperada reducción del número de personas en edad laboral, podría llevar a mayores presiones salariales en los próximos años.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved