Back to hub

This content is not available in English.

Trump autoriza muro fronterizo con México

El nuevo presidente estadounidense implementará fuertes medidas de seguridad con órdenes ejecutivas

Donald Trump tomó pasos para iniciar la implementación de sus medidas controversiales de seguridad fronteriza durante la primera semana de su presidencia, que incluyen su plan para construir un muro en la frontera entre EEUU y México.

El miércoles el Sr. Trump avanzó en el cumplimiento de su principal promesa de la campaña, ordenando al gobierno que utilizara fondos para comenzar la construcción del muro. Aseveró en una entrevista con ABC News que la construcción del muro de 2,000 millas comenzaría “en cuestión de meses”.

También está programando otras medidas de seguridad fronteriza, incluyendo una reducción significativa del número de refugiados que se aceptarán en EEUU, y una prohibición temporal de la entrada al país de refugiados de Siria y otros países de mayoría musulmana.

El nuevo presidente quien ganó la elección con un mensaje populista y antiinmigrante, firmó las órdenes durante una visita al Departamento de Seguridad Nacional, encabezado por John Kelly, un general retirado quien fue confirmado para ocupar esa posición el viernes.

donaldtrumpmundo.jpg

El Sr. Trump aludió a la movida el martes por la noche en un tuit: “Mañana será un gran día en materia de SEGURIDAD NACIONAL. ¡Entre muchas otras cosas, construiremos el muro!” The New York Times publicó que el Sr. Trump también estaba considerando permitir el uso de “sitios negros”, los centros clandestinos de detención de la CIA utilizados durante la administración de George W Bush para detener y torturar a presuntos terroristas. Barack Obama ordenó el cierre de estos sitios cuando asumió la presidencia en 2009.

El Sr. Trump sacudió al establecimiento político estadounidense cuando lanzó su campaña pidiendo el muro y describiendo a los inmigrantes mexicanos como violadores y asesinos. El esfuerzo por comenzar la construcción del muro se anunció una semana antes de la visita del presidente mexicano Enrique Peña Nieto a Washington.

Jorge Castañeda, un ex ministro de relaciones exteriores de México, dijo que era un insulto público justo una semana antes de la visita presidencial y en el momento en que el actual ministro de relaciones exteriores de México estaba en Washington para reunirse con el equipo de Trump.

El Sr. Trump insistió durante su campaña que México pagaría el costo del muro — una afirmación que fue negada por el gobierno mexicano — pero desde entonces ha dicho que los contribuyentes estadounidenses pagarán la construcción y después serán reembolsados por México.

Las movidas del miércoles marcan el tercer día consecutivo en que el Sr. Trump ha utilizado las órdenes ejecutivas para cumplir las promesas que hizo durante su campaña. El lunes retiró a EEUU del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), y pronto informará oficialmente a México y Canadá que desea renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

También se espera que esta semana el Sr. Trump anuncie una prohibición de cuatro meses a la entrada de refugiados de media docena de países de mayoría musulmana, incluyendo aquellos provenientes de Siria. Se hará una excepción para las minorías religiosas, especialmente para los cristianos.

Durante la campaña, el Sr. Trump provocó polémica al pedir la prohibición de la entrada de musulmanes a EEUU, pero desde entonces ha moderado su postura. Últimamente ha descrito su nueva posición como un “escrutinio extremo”.

Michael McCaul, un congresista quien encabeza el comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, estimó que el muro costaría entre US$10 mil millones y US$20 mil millones. En un discurso durante un evento de Bloomberg Government, indicó que una manera de pagar el costo del muro podría ser imponer una “tarifa de seguridad fronteriza” en las visas para entrar a EEUU para los visitantes provenientes de México y Centroamérica.

El Sr. McCaul dijo que el muro probablemente no sería tanto una estructura de ladrillo y mortero como una “variedad de activos” incluyendo vallas y drones. “No va a ser una muralla china de 2,000 millas. Yo creo que el presidente lo sabe”.

Un asesor republicano del Senado dijo que se esperaba que las acciones ejecutivas recibieran mucho apoyo de los republicanos en el Congreso, pero desestimó su importancia, señalando que EEUU de hecho no ha estado emitiendo visas a individuos de países como Somalia y Libia y que los republicanos llevan mucho tiempo prometiendo fortalecer la seguridad en la frontera.

El asesor describió a las acciones ejecutivas del Sr. Trump como una manera de obtener apoyo de sus seguidores después de que sus primeros días en el cargo habían sido mermados por controversias. Éstas incluyen las declaraciones falsas del secretario de prensa sobre el número de personas que atendieron la inauguración del Sr. Trump y sus ataques contra los medios; y la investigación de los presuntos vínculos de los asesores de Trump con Rusia.

La movida para obstaculizar la entrada de musulmanes en EEUU ya ha suscitado críticas.

“Donald Trump está cumpliendo con las promesas discriminatorias y vergonzosas que hizo durante su campaña”, dijo el Consejo Nacional Iraní Americano. “Él pidió una prohibición de la inmigración musulmana y ya ha tomado los primeros pasos para implementarla. El pueblo estadounidense se merece algo mejor”.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved