Back to hub

This content is not available in English.

Mercedes y Uber se unen para crear red de coches autónomos

Peter Campbell y Leslie Hook, Financial Times

Mercedes-Benz está planeando operar una red de coches sin conductor que pueden ser reservados a través de la aplicación de Uber, en el último avance en la evolución de la tecnología autónoma en el sector automovilístico.

Uber ofrecerá el servicio junto con sus opciones de transportación existentes. Recibirá parte de las ganancias mientras que Daimler, la empresa matriz de Mercedes, operará la red de vehículos. Uber retendrá el control de la red de pasajeros.

Las dos compañías se declinaron a revelar detalles sobre el calendario o las finanzas del proyecto. Rivales como Ford y BMW están desarrollando vehículos autónomos programados para entrar en circulación en carreteras públicas en 2021.

amercedesuber.jpg
© AP

Los fabricantes de automóviles se están apresurando a desarrollar sistemas autónomos para reducir accidentes automovilísticos al eliminar el error humano de la experiencia de conducción.

El trato de Daimler señala el camino hacia un nuevo modelo de transportación, en el que los coches autónomos no son propiedad de individuos, sino de empresas de automóviles y redes de transporte, y sólo son solicitados según la necesidad de los clientes.

El acuerdo de Daimler y Uber marca un cambio de la intensa competencia entre los dos grupos que alguna vez describieron su relación como “amienemigos”, según Dieter Zetsche, el director ejecutivo de Daimler.

Daimler es propietario de un pequeño competidor de Uber en Europa, llamado MyTaxi; las relaciones previas de Uber incluyen un trato con Toyota, que ha invertido en la compañía, y con Volvo, que está colaborando con Uber para probar sus vehículos utilitarios deportivos parcialmente autónomos.

Según los términos del trato, Daimler no tomará una participación de Uber, las dos compañías no compartirán tecnología y cada una continuará realizando sus propios esfuerzos de investigación y desarrollo.

La red probablemente se lanzará primero en EEUU y Europa, aunque es posible que se expanda a China y otros mercados emergentes, según uno individuo con conocimiento de los planes.

Sin embargo, las compañías aseveraron que probablemente tomaría “años” para implementar la red.

El acuerdo es no exclusivo, lo cual permite que cualquiera de las compañías pueda asociarse con otros operadores.

La tecnología parcialmente autónoma de Daimler es una de las más desarrolladas de las que están a la venta. Su último modelo Mercedes Clase E Sedán conduce por sí solo, tomando control de la dirección y los frenos, y cambiando de carril en países o estados donde es permitido por los reguladores.

La compañía también ha diseñado un plan para desarrollar sistemas totalmente autónomos.

En un mensaje de blog el martes, Travis Kalanick, el director ejecutivo de Uber, dijo que la compañía no tiene planes de crear sus propios vehículos. “Fabricar coches es muy difícil”, escribió. “Por eso en vez de construirlos, queremos asociarnos con los mejores fabricantes de automóviles del mundo”.

Uber ha invertido mucho en sus esfuerzos para desarrollar la tecnología que permite que los coches se conduzcan por sí mismos a través del uso de láser, sensores y software.

El Sr. Zetsche dijo que la colaboración con Uber se trataba de una “vinculación inteligente” de los cambios en la industria automotriz hacia vehículos conectados, eléctricos, autónomos y compartidos.

“Junto con Uber, queremos combinar nuestras capacidades y fortalezas”, afirmó.

Otros fabricantes de automóviles están persiguiendo metas similares. General Motors se ha asociado con Lyft, un rival de Uber, y ha invertido en la compañía para poder desarrollar su propia tecnología de conducción autónoma.

Ford también ha afirmado que desarrollará “taxis robot” desprovistos de volantes y pedales para 2021 para los servicios de taxi, mientras que Volvo ya está probando automóviles sin conductor en China, Suecia y el Reino Unido.

Volkswagen tiene una participación en Gett, la aplicación de taxis en Israel, para colaborar en el desarrollo de servicios conjuntos de transportación y también ha anunciado el lanzamiento de MOIA, una nueva marca que ofrecerá transporte dentro de las ciudades en minibuses eléctricos.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved