Back to hub

This content is not available in English.

Guillermo Lasso, dispuesto a derrocar la revolución de Correa en Ecuador

Candidato presidencial a favor del mercado libre promete recortar impuestos y crear 1 millón de empleos

Andres Schipani, Financial Times

Los estantes de la oficina de Guillermo Lasso están repletos de libros que destacan su pensamiento político, incluyendo ‘La riqueza de las naciones’ de Adam Smith y ‘La desnacionalización del dinero’ de Friedrich Hayek.

“Un gobierno no puede regular la libertad de expresión”, afirmó el Sr. Lasso, el líder la oposición de derecha de Ecuador, en una entrevista con el Financial Times antes de la elección presidencial del domingo en la que ganó más de 28 por ciento del voto. .

A raíz del resultado del domingo, Ecuador probablemente se dirigirá de nuevo a las urnas en abril después del reconocimiento por parte de las autoridades de que Lenín Boltaire Moreno, el candidato del movimiento gobernante de izquierda Alianza País, no obtuvo los votos necesarios para asegurar su presidencia en la primera vuelta.

a_lassoecuador.jpg
Guillermo Lasso, agitando la bandera de Ecuador © AP

El Sr. Lasso añadió: “En casa también tengo una larga entrevista con Fidel Castro encima de mi escritorio, porque quiero entender cómo algunas personas han podido construir doctrinas tan erradas”.

El descontento general con el gobierno del Sr. Correa y las promesas que ha hecho el Sr. Lasso — quien está a favor del libre comercio — de crear 1 millón de empleos impulsaron a más de una cuarta parte del electorado a votar por el candidato conservador.

Con 98.5 por ciento de los votos contados, el Sr. Moreno ganó la primera vuelta con 39 por ciento del voto. Sin embargo los analistas no pueden ignorar la posibilidad de que el Sr. Lasso, un ex banquero de 61 años de edad proveniente de la ciudad portuaria, Guayaquil, utilice la segunda vuelta electoral en abril como un referéndum sobre el legado del Sr. Correa.

Cynthia Viteri, una abogada de centro derecha quien recibió 16 por ciento del voto, ya ha dicho que apoyará al Sr. Lasso. Si los grupos de oposición se unen, podrían poner fin a la “revolución” del Sr. Correa.

Esto sería una continuación de una tendencia en América Latina en la que los gobiernos de izquierda en Argentina y Brasil han sido reemplazados por gobiernos a favor del mercado libre. En otras partes de la región, los bolivianos rechazaron la propuesta que le hubiera permitido que Evo Morales, el líder de izquierda, se postulara en las siguientes elecciones presidenciales, mientras que el asediado líder de Venezuela, Nicolás Maduro, está enfrentando un creciente descontento.

El Sr. Lasso, quien forjó una carrera en finanzas a pesar de no haber realizado estudios universitarios, ha cultivado vínculos con Mauricio Macri en Argentina y Pedro Pablo Kuczynski en Perú, quienes comparten su ideología. Pero él insiste en que él tiene su propia personalidad. “Yo respeto mucho a los presidentes Macri y Kuscynski. Pero yo soy Guillermo Lasso”. Cuando se le preguntó por qué había decidido postularse, él contestó que “estaba harto de los políticos”.

Su plataforma de creación de empleos involucra estimular la inversión y el comercio, recortar impuestos y aranceles e implementar un período de “austeridad fiscal” para reducir el gasto público. “Lasso se parece a Mauricio Macri . . . y sólo realizaría ajustes pero no serían cambios suicidas”, dijo Alberto Acosta-Burneo, un economista en Guayaquil.

El gasto público se duplicó bajo el Sr. Correa, reduciendo la pobreza en el país de 16 millones de habitantes. Pero el fin del auge petrolero provocó una desaceleración. El escándalo de corrupción de Petroecuador, la compañía petrolera estatal, y los alegatos de Odebrecht, la compañía de construcción brasileña, de que pagó sobornos de más de un millón de dólares en Ecuador, también dañaron la reputación del Sr. Correa.

“Correa se ha secuestrado todos los poderes”, dijo Tirso Angulo, un residente de Guayaquil que votó por el Sr. Lasso. “Si gana Lasso tendremos más libertades”.

Si es elegido, el Sr. Lasso buscaría ingresar a Ecuador como miembro de la Alianza del Pacífico, un bloque comercial de cuatro países (Chile, Colombia, México y Uruguay) en América Latina. Esto significaría retirar a Ecuador del bloque ALBA encabezado por Venezuela. Otro cambio que implementaría sería revertir la posición del Sr. Correa y adoptar una firme postura en contra del gobierno del Sr. Maduro, declarando que Venezuela se ha convertido en “una dictadura de un solo partido”.

Julian Assange, el fundador de WikiLeaks sería expulsado de la embajada de Ecuador en Londres, donde ha vivido desde 2012.

Los críticos del Sr. Correa han aseverado que ha vendido Ecuador a China, ya que ha recibido préstamos de más de US$17 mil millones desde 2010, según la Base de Datos de Finanzas China-América Latina. El Sr. Lasso afirmó: “En cuanto a China debemos ampliar nuestra relación, cambiando de deuda a comercio”.

Pero el Sr. Lasso, quien perdió en contra del Sr. Correa en 2013, aún enfrenta un camino difícil. El Sr. Moreno, un ex vicepresidente parapléjico, cuenta con el respaldo del Sr. Correa, quien sigue siendo la figura política más popular en Ecuador a pesar de su temperamento caprichoso y cambiante. Analytica Securities, una compañía de investigación ecuatoriana, señaló cómo el Sr. Correa ha “eclipsado la campaña presidencial aun cuando no se ha postulado”.

Un grafiti en Guayaquil afirma “Lasso es un banquero corrupto”, haciendo referencia al período cuando ejerció el cargo de “súper ministro de finanzas" en 1999 bajo el expresidente ecuatoriano Jamil Mahuad. Él fue derrocado después de una severa crisis económica que impulsó a Ecuador a adoptar el dólar estadounidense, el cual sigue utilizando.

Las oficinas de la campaña del Sr. Lasso están ubicadas en la antigua sede de un banco que cerró durante ese período. Está cerca del Banco de Guayaquil, que él lideró hasta 2012. “Ese banco sobrevivió sin ninguna ayuda”, afirmó el Sr. Lasso. “¿Ven estas manos? Están absolutamente limpias”.

El Sr. Lasso añade: “En estas manos nunca se ha perdido un solo centavo de nadie. Por eso estoy en esta posición actualmente”.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved