Back to hub

This content is not available in English.

Copa Mundial de Rusia plagada por deplorables condiciones de trabajo

Copa Mundial de Rusia plagada por deplorables condiciones de trabajo

Max Seddon, Financial Times – 15 de junio de 2017

Al menos 17 trabajadores han muerto durante los preparativos para la Copa Mundial de 2018 en Rusia, según un informe sobre las terribles condiciones laborales que enfrentan muchos de aquellos que construyen las instalaciones para el torneo de fútbol el próximo verano.

El informe del Human Rights Watch (HRW) reveló que cientos de trabajadores de la construcción de Rusia y Asia Central estuvieron sin cobrar durante meses o que habían sido empleados sin contratos adecuados. Otros, a veces trabajando en condiciones de temperaturas de hasta -30ºC, dijeron que les habían pagado menos de lo que se les había prometido.

Ocho de los trabajadores muertos estaban empleados en el estadio plagado de escándalos en San Petersburgo, según la Federación Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera (FITCM) que ha llevado a cabo inspecciones del estadio. Otros murieron en Saransk, Nizhni Nóvgorod, Volgogrado y Rostov. La mitad de los que murieron eran trabajadores migrantes.

La FIFA, el organismo rector del fútbol, admitió que el estadio de San Petersburgo — el cuál está siendo alistado con premura para el torneo de la Copa Confederaciones de la FIFA que comienza el sábado — empleó trabajadores de Corea del Norte mediante acuerdos que, según los activistas, equivalen esencialmente a mano de obra esclava.

Screen Shot 2017-06-15 at 9.17.20 AM.png
© Getty

Los preparativos de Rusia para el torneo han pasado desapercibidos fuera del país, pues la crítica internacional se ha centrado en las condiciones que enfrentan los trabajadores en Qatar de cara a la Copa Mundial de 2022.

La FIFA está luchando por superar varios escándalos de corrupción, incluyendo una investigación multinacional de sobornos relacionada con la adjudicación de los torneos de 2018 y 2022, que provocó la renuncia de docenas de altos funcionarios o cargos criminales contra varios de ellos.

En un comunicado emitido en respuesta al informe, la FIFA dijo que su sistema de vigilancia "va más allá de lo que cualquier federación deportiva ha realizado hasta la fecha para identificar y abordar cuestiones relacionadas con los derechos humanos y laborales". La FIFA dijo que las inspecciones de los sitios de construcción, lanzadas el año pasado y llevadas a cabo con los sindicatos locales e internacionales, incluyendo la FITCM, habían reducido las cuestiones identificadas por expertos externos en un 72 por ciento.

Jane Buchanan, autora del informe de HRW, dijo que la iniciativa no había demostrado ninguna mejora tangible.

Las condiciones descritas en el informe recuerdan las de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, cuando al menos 70 trabajadores murieron y el gobierno ruso descubrió más de US$8.3 millones en salarios impagados.

Anwet Yuson, secretario general de la FITCM, dijo que la FIFA alegó que no tenía poder para influir en cómo Rusia manejaba los decesos. "Su respuesta es, 'No, no tenemos autoridad. Es una investigación gubernamental'", dijo.

Los investigadores de HRW entrevistaron a 42 trabajadores — ninguno de los cuales dio su nombre completo — en seis de los 12 sitios establecidos para acoger los partidos cuando comience la Copa Mundial exactamente dentro de un año. Muchos de los trabajadores dijeron que habían sido contratados en violación de la ley laboral de Rusia o que habían pasado meses sin cobrar.

"Prometen pagarte una cosa, pero realmente pagan una suma menor", dijo un trabajador anónimo de Kirguistán en el Estadio Luzhniki en Moscú, que acogerá la final.

Cientos de trabajadores en el Luzhniki, así como en estadios en Kaliningrado, Rostov y Nizhni Nóvgorod, se han ido a huelga para protestar por el impago de salarios, según informes de los medios de comunicación rusos.

En el estadio de Ekaterimburgo, en los Montes Urales, los trabajadores le dijeron a HRW que habían sido obligados a trabajar en temperaturas de hasta -30ºC sin descansos suficientes.

La FIFA reconoció en una respuesta al informe que descubrió en noviembre que algunos trabajadores en San Petersburgo eran de Corea del Norte, que los envía en virtud de un acuerdo con el gobierno ruso. Aunque la FIFA dijo que los trabajadores fueron sacados del sitio en el plazo de un mes, su destino sigue siendo incierto.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved