Back to hub

This content is not available in English.

Carlos Slim se asocia con compañía china para fabricar autos en México

Giant Motors y JAC Motors intentan aprovechar el floreciente mercado automovilístico nacional mexicano

Jude Webber, Financial Times

Giant Motors, de Carlos Slim, comenzará la fabricación de autos en México para su venta a América Latina en una empresa mixta con JAC Motors de China conforme algunos fabricantes intensifican la producción en el país de mano de obra barata, a pesar de la política "EEUU primero" de Donald Trump.

El martes se lanzarán dos vehículos deportivos utilitarios diseñados — y en gran medida fabricados — por compañías chinas, pues la nueva empresa pretende aprovechar el floreciente mercado automovilístico nacional mexicano.

Giant Motors, la compañía mexicana ensambladora de vehículos respaldada por el multimillonario inversionista, se enfocará en las ventas internas y las exportaciones hacia el sur con la nueva empresa, en lugar de mirar al norte a EEUU, pues pretende eludir las políticas del presidente estadounidense.

a_carlosslim.jpg
Carlos Slim © Bloomberg

"Nosotros no dependemos del TLCAN en lo absoluto, ni para las exportaciones ni para los suministros", dijo Elías Massri, director ejecutivo de Giant Motors. "Para nosotros, es aquí donde están las oportunidades".

La inversión de 4.4 mil millones de pesos (US$230 millones) se produce en momentos en que la incertidumbre sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, o TLCAN, presiona a México para diversificar sus importaciones y exportaciones más allá de su actual dependencia de EEUU.

También muestra que China está apostando por México como un centro para las exportaciones al resto de América Latina.

México tiene acuerdos comerciales con 44 naciones mediante una docena de tratados de libre comercio, y el país es utilizado por compañías como Audi, y en el futuro cercano BMW, como base para las exportaciones mundiales.

"Tienen una clara intención de actuar a nivel mundial, en contraste con lo que estamos viendo en los países globalizados que quieren volver atrás", dijo el Sr. Massri.

Brasil, Rusia y el Medio Oriente, que han sido buenos mercados para los coches chinos, han tenido dificultades en los últimos meses, lo cual hace que México sea atractivo como trampolín para el resto del continente, agregó.

El Sr. Trump ha presionado mucho para que los fabricantes de automóviles trasladen sus plantas y sus empleos de vuelta a EEUU, lo cual hizo que Ford abandonara la idea de poner una planta US$1.6 mil millones en México.

Los fabricantes de automóviles también están preocupados por un posible arancel de Trump sobre las importaciones, mientras que la próxima renegociación del TLCAN ha causado un profundo nerviosismo en el sector manufacturero más exitoso y emblemático de México.

Giant, JAC y Chori, una compañía japonesa que también participa en el proyecto, comenzaron hace dos años a hacer planes — "mucho antes de la tormenta" — alentados por el arrollador crecimiento del mercado mexicano de automóviles, dijo el Sr. Massri.

La industria tuvo un año histórico 2016 y las ventas aumentaron en un 6.5 por ciento en febrero en comparación con febrero de 2015.

Giant — cuyo 50 por ciento es propiedad de un instrumento de inversión perteneciente a la institución financiera Inbursa del Sr. Slim — produce camiones y camionetas con otra empresa china, FAW, bajo una empresa mixta que comenzó hace 10 años.

Ensamblará los vehículos JAC en la misma planta en el central estado de Hidalgo.

"No tenemos la capacidad suficiente como para exportar a EEUU y eso requeriría un nivel diferente de inversión. Pero queremos ser un centro para las exportaciones hacia América Latina . . . dentro de cuatro años", dijo el Sr. Massri.

Giant también está trabajando en planes independientes de taxis eléctricos y espera dos modelos más de JAC este año. El Sr. Massri espera que hasta 6,000 automóviles y la misma cantidad de camiones salgan de las líneas de montaje para el año 2021.

(c) 2017 The Financial Times Ltd. All rights reserved