Inicio

La reforma de las pensiones de Chile, bajo escrutinio mundial

El innovador sistema privado, creado cuando el país se convirtió en un laboratorio para el libre mercado, está pagando jubilaciones escasas

Benedict Mander, Financial Times

El hombre que planeó el sistema privado de pensiones de fama mundial de Chile aún lo llama el "Mercedes-Benz" de los sistemas de jubilación, pero ha demostrado ser una comparación enfurecedora dado que el pensionado promedio recibe un ingreso que resulta ser inferior al salario mínimo.

José Piñera creó el régimen cuando era ministro de la seguridad social hace 35 años, cuando Chile, bajo la dictadura militar de Augusto Pinochet, fue el laboratorio del libre mercado del mundo. Su defensa reciente, percibida como arrogante y elitista, sólo ha alimentado la ira de los manifestantes que han salido a las calles para exigir una reforma del sistema, o incluso su abolición.

Durante muchos años, instituciones como el Banco Mundial sostuvieron el sistema de pensiones de contribución definida de Chile como un ejemplo a seguir, y se ha copiado en más de 30 países de América Latina, el Sudeste de Asia y Europa del Este. Sin embargo, su legitimidad está en cuestión, y la Presidenta Michelle Bachelet ha prometido reformas para tratar de apuntalar el sistema.

chile.jpg
© Reuters

David Bravo, quien encabezó una comisión presidencial sobre la reforma de las pensiones el año pasado, dice que es cuestión de "perfeccionar" el sistema existente. "Bajo Pinochet, Chile pasó de un extremo al otro. Ahora estamos buscando algo un poco más equilibrado", explica.

Las pensiones de ahorro fueron privatizadas en 1981, cuando Chile era uno de los países más pobres de América Latina, rechazado por los inversores extranjeros, y el nuevo esquema sustituyó un sistema de reparto fallido financiado por el estado. Al exigir a los empleados a destinar el 10 por ciento de sus ingresos, proporcionó un gran impulso para el ahorro, la inversión, el empleo y el crecimiento.

En particular, el naciente mercado de capitales de Chile cobró vida, y los fondos de pensiones superan los US$170 mil millones, o alrededor de 70 por ciento del PIB. Esto jugó un papel clave para la transformación de Chile en el país más rico de la región, sacando a millones de la pobreza.

El problema es que muchos no están ahorrando lo suficiente. El 10 por ciento de la remuneración que se envía a cuentas de ahorro individuales es aproximadamente la mitad del total en los planes de pensiones en los países desarrollados, según el Sr. Bravo. El beneficio mensual promedio es de alrededor de US$300, menor al ingreso de un trabajo de salario mínimo. El problema se agrava porque muchas personas han hecho sólo pagos inconsistentes y hay una gran economía sumergida. Las mujeres son las más afectadas.

Muchos también se quejan de que la falta de competencia ha permitido a las empresas privadas, conocidas como AFP, que gestionan los fondos de pensiones ganen tarifas desproporcionadamente altas. Los rendimientos de las inversiones tienen un promedio de más de un 8 por ciento desde que el sistema fue fundado, pero después de las comisiones, los rendimientos netos están más cerca de un 3 por ciento, según el informe de la Comisión del Sr. Bravo.

"Inicialmente, el modelo chileno parecía ser muy exitoso, pero los cargos obtenidos por la industria han dado lugar a pensiones muy por debajo de lo que deberían ser", dijo el Sr. Blake.

La Sra. Bachelet implementó una primera ronda de reformas a las pensiones en 2008 durante su primer mandato, moviéndose hacia un sistema mixto público-privado mediante la introducción de un esquema financiado con impuestos "solidaridad" que complementa las pensiones de los trabajadores de más bajos ingresos.

La discusión de las reformas ahora va más allá. Incluyen exigir a las empresas a aportar el 5 por ciento del salario de los trabajadores al fondo de solidaridad, la introducción de una AFP estatal para aumentar la competencia, y medidas para mantener las comisiones de los gestores de fondos bajo control.

Si las reformas de Chile tienen éxito, los países que se enfrentan a las insuficiencias de pensiones gracias al envejecimiento de la población y los rendimientos históricamente bajos de los bonos seguirán mirando al país como un ejemplo.

A diferencia de muchos otros países donde los gobiernos han acumulado enormes deudas para pagar las pensiones prometidas a los empleados públicos, esa deuda no existe en Chile. La responsabilidad del ahorro se ha transferido a los individuos, dice Jonathan Callund, un consultor de la política de pensiones en Santiago.

"Las pensiones tal vez estén en crisis en todo el mundo, pero no lo están en Chile", dice, argumentando que el sistema está "lejos de estar roto", aunque es posible que necesite "apretarse".

Aún está por verse si las reformas significativas serán aprobadas por el Congreso antes de las elecciones presidenciales del próximo año. Las propuestas actuales podrían sumar alrededor de US$1.5 mil millones, o el 0.5 por ciento del PIB, a la carga fiscal de un gobierno que ya está sufriendo por la caída del auge de los productos básicos.

El capital político de la Sra. Bachelet también está en mínimos históricos — sus índices de aprobación han caído a sólo 15 por ciento — complicando las negociaciones con su coalición dividida.

Aunque los analistas políticos dicen que es poco probable que Chile ceda a las demandas de los manifestantes de la calle y siga los pasos de países como Argentina, que nacionalizó los gestores de fondos de pensiones privadas en el 2008, el Sr. Bravo teme las soluciones "populistas".

"El gran riesgo es que las pensiones se conviertan en un tema de campaña en las próximas elecciones presidenciales, y que el debate se polarice y se reduzca a consignas", dijo el Sr. Bravo. "Eso es peligroso".

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved