Inicio

Ecuador puede superar sus reveses y progresar

Existen las condiciones necesarias para compensar la malograda emisión de bonos y encaminar la menguante economía

Dan Bogler, Financial Times

Una de las consecuencias de mayor alcance del voto británico en favor de abandonar la UE y de la resultante volatilidad del mercado ha sido el aplazamiento, al otro lado del mundo, de una emisión de bonos que Ecuador planeaba.

Éste es un revés para esta economía latinoamericana de 16 millones de personas, que está luchando por asegurar sus finanzas públicas frente a una fuerte desaceleración económica.

Como muchos de sus vecinos, Ecuador depende demasiado de los productos básicos. El petróleo representa el 40 por ciento de sus exportaciones, y los productos agrícolas forman gran parte del resto. El fin del auge de los productos básicos, junto con el devastador terremoto ocurrido en abril que dejó más de 600 muertos, han afectado mucho el crecimiento.

correaecuador.jpg
Rafael Correa, presidente de Ecuador

Aunque recientemente las autoridades rebajaron los pronósticos de crecimiento del PIB para 2016 a 0.3 por ciento, los analistas privados son mucho más pesimistas. Por ejemplo, el Fondo Monetario Internacional espera que la economía se contraiga en un 4.5 por ciento este año.

Ya que el presupuesto se basa en un crecimiento del 1 por ciento y un precio de US$35 por barril de la mezcla de petróleo ecuatoriana (en comparación con los US$32 por barril que alcanzó en el año hasta la fecha), es probable que el déficit fiscal sea más de US$1 mil millones mayor que lo esperado — cerca de US$3.4 mil millones — lo cual arroja un déficit total de financiamiento de más de US$7 mil millones. Y eso no incluye los casi US$1 mil millones que el país le debe a la estadounidense Occidental Petroleum como compensación por la expropiación de sus activos locales hace una década.

De hecho, el financiamiento es tan restringido que las reservas internacionales disminuyeron hasta los $2 mil millones a principios de junio, mientras que el presidente Rafael Correa admitió la semana pasada que el gobierno debe US$100 millones en pagos prometidos de subsidios al transporte público. Se necesitará tiempo para ponerse al día en los pagos, dijo el presidente con bastante eufemismo, porque los planes de financiamiento del gobierno habían "fracasado un poco".

Sin embargo, se pueden superar los actuales problemas de liquidez, según los cálculos de Medley Global Advisors (MGA) — un servicio de macro investigación propiedad del Financial Times — e incluso puede llegar a ser una oportunidad para los inversionistas. Ya la ayuda financiera va en camino. El mes pasado el Banco de Desarrollo de China acordó un préstamo de US$2 mil millones, de los cuales ya se ha recibido el 75 por ciento.

Además, Ecuador está a la espera de US$400 millones de un nuevo préstamo del FMI que fue aprobado en mayo y otros US$640 millones prometidos por el Banco Mundial y otros organismos internacionales.

El gobierno también está haciendo su parte. Ha obtenido US$3 mil millones en pagarés a corto plazo de los mercados locales en lo que va de año y ha impulsado una serie de medidas de austeridad de emergencia. Aumentó el IVA del 12 al 14 por ciento desde junio y aumentó los impuestos sobre la renta para aquellos con mayores salarios.

También hay buenas noticias en cuanto a las exportaciones. Los precios al contado de la cesta petrolera del país han aumentado recientemente hasta los US$40 por barril (superior a lo que se estimó en el presupuesto) y Petroamazonas, la compañía petrolera estatal, está aprovechando sus campos existentes con la ayuda de Schlumberger, el gigante de los servicios petroleros. Como resultado, ahora MGA espera que la producción de este año se estabilice o incluso supere ligeramente los 560,000 barriles por día, en vez de que disminuya.

Finalmente, parece que la perspectiva política ecuatoriana mejorará en el futuro. El Sr. Correa, izquierdista, quien ha estado al frente del país desde 2007, debe dejar el cargo en febrero próximo y, con sus índices de aprobación de apenas el 35 por ciento provocados por la crisis económica, la oposición tiene la oportunidad de desbancar a los socialistas en el poder.

Desafortunadamente, las esperanzas iniciales de que la oposición se uniera en torno a un solo candidato se están desvaneciendo, pues Cynthia Viteri, miembro del Partido Social Cristiano, quien quedó en quinto lugar en las elecciones presidenciales de 2006, y Guillermo Lasso, un conservador que quedó en segundo lugar en el año 2013, anunciaron que se postularían de forma independiente.

A pesar de lo anterior, hay esperanzas de que el candidato del gobierno sea Lenin Moreno, el popular ex vicepresidente, en lugar de Jorge Glas, el vicepresidente actual, quien es una copia exacta del Sr. Correa, pero sin las habilidades políticas. Una victoria del Sr. Moreno, quien es más ortodoxo, o de la oposición, sería bien recibida por los mercados.

Así que los inversionistas deberían vigilar esa emisión de bonos pospuesta, la cual se rumora es de alrededor de US$1 mil millones. Si Ecuador logra emitir sus bonos y asegurar su financiamiento para este año 2016, se podrían beneficiar los precios de los activos.

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved