Inicio

Cómo Obamacare ayudó a Trump

Obamacare es la historia de muchas personas que se sienten atrapadas en un incomprensible sistema arbitrario

Gillian Tett, Financial Times

Hace varias semanas un amigo en Nueva York recibió una llamada telefónica de su madrastra en Carolina del Norte. Estaba angustiada y asustada. En los últimos años, esta mujer, a quien voy a llamar Sally, ha sufrido de mala salud. Recientemente le negaron su solicitud para recibir beneficios de discapacidad y vive con un presupuesto limitado de sólo US$1,400 al mes. Entonces recibió otro golpe. Hace dos años se suscribió al plan de salud Obamacare y estaba pagando una prima mensual de US$356. Pero el mes pasado se enteró de que el costo había subido a US$1,115, o US$631 con el crédito tributario de Sally.

Un economista tal vez diría que esto simplemente refleja una dura lógica económica: Obamacare nunca iba a poder ofrecer primas bajas para siempre, ya que no se suscribieron suficientes personas saludables y algunas compañías de seguros dejaron de participar. Pero Sally y su familia no entienden la lógica económica. Lo que enfrentan es la amenaza — desde su punto de vista inexplicable— de la duplicación del costo de su cuidado médico que ahora consumirá la mitad de su ingreso mensual. No son los únicos: muchas otras familias han recibido la misma desagradable sorpresa. Por lo tanto no es de extrañar que Donald Trump sea muy popular en este rincón de Carolina del Norte donde Obamacare ha echado raíces.

obamacaretrump.jpg
© Shonagh Rae

Los expertos políticos deberían tomar nota. En las últimas semanas, los devastados demócratas han encontrado muchas razones para explicar su derrota electoral, comenzando con la investigación del FBI de los correos electrónicos de Hillary Clinton. Pero en mi opinión, no se ha destacado el factor clave: a principios de este otoño, los detalles de las primas de Obamacare para 2017 fueron enviados por correo, creando confusión en numerosos hogares en el país.

Este punto no siempre es completamente obvio para los expertos políticos de la élite. Si eres como yo, una persona que creció en Europa que siempre ha asumido que el cuidado de la salud gratuito es tan común como el agua potable, los patrones del cuidado de la salud en EEUU parecen totalmente bizarros. Los estadounidenses más pudientes no aprecian el impacto psicológico de las primas de Obamacare debido a que simplemente no utilizan el sistema (ni conocen a personas que lo hagan).

La lógica del incremento de las primas de Obamacare es tan obvia para los economistas y los expertos políticos que están sorprendidos de que esto pudiera sorprender a los demás. En todo caso, el enfoque de los demócratas en los últimos años ha sido sobre el número total de personas cubiertas por el plan, no el costo. En este respecto, sí tienen algo que celebrar: la Casa Blanca dice que hay 20 millones de personas más con seguro médico gracias a Obamacare, incluso aunque tengan una condición preexistente. De hecho, para los expertos políticos demócratas, la evidencia más clara de que el sistema ha “funcionado” es que ha habido un número récord de nuevas suscripciones este otoño. Hasta las encuestas muestran que muchos seguidores de Trump quieren que se retengan muchos aspectos de Obamacare.

Quejarse más de lo que hemos perdido que de lo que nunca tuvimos es parte de la naturaleza misma del ser humano. Así que aunque la lógica dicta que muchos hogares deberían de estar “agradecidos” por la llegada de Obamacare, pienso que este sentimiento es contrarrestado por la ira sobre el incremento de las primas. Y aunque, en teoría, los votantes deberían saber que es imposible mantener las “partes positivas” de Obamacare mientras se deroga el resto (que de hecho es lo que ha prometido el Sr. Trump), muchos de ellos están molestos porque los demócratas nunca mencionaron el alza del costo de las primas.

Hay otro punto importante. Cuando he hablado con los diseñadores de políticas sobre Obamacare, algunos me han dicho que nadie debería ver un incremento de US$356 a US$631 porque hay subsidios disponibles para los hogares más necesitados. Eso es verdad. En este caso, cuando Sally investigó un poco más sobre el sistema de Obamacare, con la ayuda de un consejero, eventualmente encontró la manera de navegar el complejo sitio web para obtener un crédito tributario. Finalmente parece que su cuenta va a bajar a US$241.

Eso suena reconfortante. Pero hay una trampa. Sally recortó su cuenta porque tenía suficiente determinación y educación para luchar contra el sistema. Millones de otros estadounidenses no pueden hacerlo, menos cuando tienen que enfrentar la extrema complejidad del sistema de Obamacare y el sitio web que es increíblemente difícil de navegar. Y aunque Sally no sufrió un revés financiero, no está contenta; de hecho después de ver que US$356 se convirtió en US$1,115 y entonces en US$241, está atemorizada de lo que pudiera pasar. “Ésta es la parte que realmente me asusta: enfrentar el riesgo de deber miles de dólares a final de año por los créditos tributarios”, dice Sally.

O para describirlo de otra manera, Obamacare no es sólo una historia sobre los costos del cuidado de la salud; también es una historia sobre muchas personas que sienten que están atrapadas en un sistema arbitrario que no entienden ni pueden controlar. Por lo tanto, no debe sorprendernos que el mensaje de empoderamiento del Sr. Trump y su promesa de arreglar Obamacare hayan sido tan populares este año. Ahora hay que ver si puede cumplir con sus promesas.

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved