Inicio

Cientos de miles de venezolanos se manifiestan contra Maduro

Manifestantes se movilizan después de la suspensión del referéndum que busca destituir al presidente

John Paul Rathbone, Financial Times

El martes, los manifestantes contra el gobierno venezolano se reunieron para una multitudinaria marcha llamada "la Toma de Venezuela" después de que el impopular gobierno socialista suspendió un referéndum que busca destituir al presidente Nicolás Maduro.

En Caracas, las tiendas cerraron y las fuerzas de seguridad bloquearon carreteras mientras los manifestantes atravesaban la capital, portando carteles en los que se leía: "Abajo la dictadura, abajo el narcoestado".

venezuelabandera.jpg
© AP

Hasta 1 millón de manifestantes, según las estimaciones de la oposición, se reunieron en una marcha similar el 1 de septiembre en medio de la peor crisis económica de la historia de Venezuela.

"Todos nos hemos reunido — los trabajadores, los jóvenes, los estudiantes y los venezolanos de todas las clases — para demostrar . . . que queremos cambiar este año, no importa lo que quiera el gobierno", dijo el legislador de oposición José Luis Cartaya.

El Consejo Nacional Electoral gobernado por el gobierno suspendió el referéndum por presunto fraude de firmas, acabando con la mayor esperanza de la oposición de solucionar pacíficamente la crisis política y económica de Venezuela.

Las encuestas han mostrado que el Sr. Maduro perdería el referéndum en medio de una inflación de tres dígitos y la aguda escasez de bienes básicos. A pesar de tener las mayores reservas de energía del mundo, Venezuela también sigue flirteando con el impago financiero.

Sin embargo, a pesar de que la popularidad del Sr. Maduro ha seguido disminuyendo, le ha dado más poder al ejército, mientras que los tribunales controlados por el gobierno han neutralizado al congreso controlado por la oposición y bloqueado los planes de cambio.

A diferencia de otros países latinoamericanos — como Brasil, donde Dilma Rousseff fue destituida en agosto — el congreso de Venezuela no puede destituir al presidente. Ese poder lo tiene únicamente el Tribunal Supremo, que nunca ha votado contra el Sr. Maduro y ha declarado el congreso "ilegítimo".

"La suspensión del referéndum deja a la oposición sin otra opción que enfocarse en las protestas callejeras, aumentando el riesgo de un estallido social a corto plazo", dijo Risa Grais-Targow, analista de la consultoría Eurasia. "Sin embargo, el gobierno está claramente dispuesto a recurrir a una fuerte represión para defender el régimen, lo que significa . . . que Maduro probablemente se mantendrá en el poder por ahora".

El general Vladimir Padrino, el ministro de defensa que algunos esperan actúe como contrapeso pragmático del Sr. Maduro, habló en un discurso por televisión el martes, rodeado por comandantes. Instó a los ciudadanos a practicar la "prudencia y sensatez", reiteró el compromiso del ejército de proteger el "orden constitucional" de Venezuela y reiteró su apoyo al gobierno del Sr. Maduro.

"Exhortamos a los venezolanos a actuar conforme a la ley y buscar el diálogo entre el gobierno y la oposición que siempre ha promovido el presidente Maduro", dijo.

Al mismo tiempo que ocurren las protestas callejeras, el gobierno y parte de la coalición de oposición acordaron retomar las conversaciones el 30 de octubre en un diálogo auspiciado por el Vaticano. El Sr. Maduro se reunió con el Papa Francisco en Roma el lunes.

Pero los miembros de la oposición se muestran en su mayoría escépticos dado que conversaciones anteriores no han dado resultado alguno y han sido utilizadas por el gobierno para tapar la creciente represión. Mercosur, el pacto comercial de América del Sur que incluye a Brasil y Argentina, está considerando la posibilidad de expulsar a Venezuela por sus faltas a la democracia. Esta semana, Luis Almagro, jefe de la Organización de los Estados Americanos (OEA), llamó a Venezuela "una dictadura".

Al regresar a Caracas, el Sr. Maduro encabezó un mitin en la tarde del martes. "Hay quienes quisieran ver una Venezuela llena de violencia", les gritó a sus partidarios. "¡Ellos no volverán, la revolución continuará!".

Mientras tanto, el encarcelado líder de la oposición Leopoldo López escribió un mensaje de Twitter desde su celda: "Estamos en los momentos finales de esta lucha democrática. ¡No se cansen, yo jamás lo haré!".

(c) 2016 The Financial Times Ltd. All rights reserved